1 Bere’shit, בראשית Gn 1:1 – 6:8

El origen del Universo
1 En el principio creó Elohim los cielos y la tierra.

2 La tierra estaba sin forma y vacía; la oscuridad cubría la superficie del abismo, y el aliento de Elohim se movía sobre la superficie del agua.

3 Elohim dijo: “Que haya luz”; y hubo luz.

4 Vio Elohim que la luz era buena, y separó la luz de la oscuridad.

5 Elohim llamó a la luz Día, y a la oscuridad la llamó Noche. Y esa tarde y esa mañana: un día.

6 Elohim dijo: “Que haya un firmamento en medio de las aguas para que separe las aguas de las aguas”.

7 Así Elohim hizo el firmamento, y éste separó el agua que había bajo el firmamento del agua que había sobre el firmamento. Y así fue.

8 Elohim llamó al firmamento Cielos. Y esa tarde y esa mañana: segundo día.

9 Elohim dijo: “Que el agua que hay debajo de los cielos se junte en una sola área, para que aparezca la tierra seca”. Y así fue.

10 Elohim llamó al suelo seco Tierra, y al conglomerado de aguas lo llamó Aguas. Y Elohim vio que esto era bueno.

11 Y dijo Elohim: “Que la tierra germine vegetación: plantas que den semillas, árboles frutales de todas clases sobre la tierra, cada uno según su especie y que den fruto con la semilla adentro. Y así fue.

12 La tierra produjo vegetación: plantas que dan semillas de todas clases, cada una según su especie y árboles de todas las clases que dan fruto con la semilla adentro. Y Elohim vio que esto era bueno.

13 Y esa tarde y esa mañana: tercer día.

14 Elohim dijo: “Que haya lumbreras en el firmamento de los cielos para separar el día de la noche; servirán como señales para los tiempos establecidos, los días y los años;

15 y servirán como lumbreras en el firmamento de los cielos para alumbrar sobre la tierra”. Y así fue.

16 Elohim hizo las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para regir el día y la lumbrera menor para regir la noche, y las estrellas.

17 Elohim las estableció en el firmamento de los cielos para alumbrar sobre la tierra,

18 para regir el día y la noche, y para separar la luz de la oscuridad. Elohim vio que esto era bueno.

19 Y esa tarde y esa mañana: cuarto día.

20 Elohim dijo: “Que produzcan las aguas enjambres de criaturas vivientes, y de aves que vuelen sobre la tierra a través del firmamento de los cielos”.

21 Elohim creó los grandes monstruos marinos, y toda criatura viviente de toda especie que se arrastra, que las aguas produjeron en enjambres, y todas las aves aladas de toda especie. Y Elohim vio que esto era bueno.

22 Elohim los bendijo, diciendo: “Sean fecundos y multiplíquense, llenen las aguas en los mares, y que las aves se multipliquen en la tierra”.

23 Y esa tarde y esa mañana: quinto día.

24 Elohim dijo: “Que produzca la tierra toda clase de criaturas vivientes: ganado, los que se arrastran, y bestias salvajes de toda especie”. Y así fue

25 Elohim hizo bestias salvajes de toda especie y ganado de toda especie, y toda especie de animales que se arrastran por la tierra. Y Elohim vio que esto era bueno.

26 Entonces dijo Elohim: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza. El gobernará los peces del mar, las aves de los cielos, el ganado, toda la tierra, y todo lo que se arrastra por el suelo”.

27 Y Elohim creó al hombre a su imagen, a imagen de Elohim lo creó; varón y hembra lo creó.

28 Elohim los bendijo y les dijo: “Sean fecundos y multiplíquense, llenen la tierra y domínenla; y gobiernen a los peces del mar, a las aves de los cielos, y a todo viviente que se arrastra por la tierra”.

29 Elohim dijo: “Miren, Yo les doy toda planta que da semilla sobre la tierra, y todo árbol que da fruta con semilla; estos les servirán de alimento.

30 Y para todos los animales de la tierra, a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra por la tierra, en los que hay aliento de vida, [les doy] todas las plantas verdes por alimento”. Y así fue.

31 Y Elohim vio todo lo que había hecho, y lo encontró muy bueno. Y esa tarde y esa mañana: sexto día.

2 Y quedaron terminados los cielos y la tierra, con todo su ejército.

2 Para el séptimo día había concluido Elohim la obra que había hecho, y cesó en el séptimo día de toda la obra que hizo.

3 Entonces Elohim bendijo al séptimo día y lo declaró sagrado, porque en él cesó Elohim de toda obra que creó para hacer.

4 Esta es la generación de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, en el día que YAHWEH Elohim hizo los cielos y la tierra,

5 no había aún matorrales sobre la tierra ni había germinado la hierba del campo, porque YAHWÉH no había enviado lluvia sobre la tierra y no había hombre que cultivara el suelo,

6 aunque brotaba de la tierra una neblina que regaba toda la superficie del suelo.

7 Entonces YAHWÉH formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz el aliento de vida, y el hombre vino a ser un ser viviente.

8 YAHWÉH plantó un huerto en Edén, en el oriente, y puso allí al hombre que había formado.

9 Y del suelo YAHWÉH hizo crecer todo árbol agradable a la vista y bueno para alimento, con el árbol de la vida en medio del huerto, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

10 De Edén sale un río para regar el huerto, y después se divide y se hace cuatro brazos.

11 El primero se llama Pishón, el que serpentea por toda la tierra de Havilah, donde hay oro.

12 El oro de esa región es bueno; también hay ámbar y ónix.

13 El segundo río se llama Guijón, el que serpentea por toda la tierra de Kush (Etiopía).

14 El tercer río se llama Jidékel (Tigris) el que corre al oriente de Ashur/Asiria. Y el cuarto río es el Perat (Éufrates).

15 YAHWÉH tomó al hombre y lo colocó en el huerto de Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

16 Y YAHWÉH le ordenó al hombre diciendo: “De todo árbol del huerto tienes libertad de comer;

17 pero en cuanto al árbol del conocimiento del bien y del mal, no debes comer de él; porque el día que comas de él, ciertamente morirás”.

18 YAHWÉH dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda frente a él”.

19 Y YAHWÉH había formado de la tierra todas las bestias salvajes y todas las aves de los cielos, y se las llevó al hombre para ver qué nombre les ponía; y como quiera que el hombre llamara a toda criatura viviente, ese sería su nombre.

20 Y el hombre puso nombre a todo el ganado, y a todas las aves de los cielos, y a todas las bestias salvajes; pero para Adam no se halló una ayudante adecuada.

21 Así que YAHWÉH echó sobre el hombre un sueño profundo; y, mientras éste dormía, tomó uno de sus costados y cerró la carne en ese lugar.

22 Y YAHWEH Elohim, de la costilla que le había sacado al hombre, formó una mujer, y se la presentó al hombre.

23 Entonces el hombre dijo: “Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta se llamará Hembra, porque del Hombre fue sacada”.

24 Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y serán un solo cuerpo.

25 Los dos estaban desnudos, el hombre y su esposa, pero no sentían vergüenza.

3 Ahora bien, la serpiente era más astuta que todos los animales salvajes que había hecho YAHWEH Elohim; y le dijo a la mujer: “¿De veras que Elohim les ha dicho que no coman de ningún árbol del huerto?”

2 La mujer le contestó a la serpiente: “Podemos comer del fruto de los otros árboles del huerto.

3 Es solamente del fruto del árbol que está en medio del huerto que YAHWÉH dijo: “No coman de él ni lo toquen, para que no mueran”.

4 Y la serpiente le dijo a la mujer: “Ustedes no van a morir;

5 lo que pasa es que Elohim sabe que tan pronto ustedes coman de él se les abrirán los ojos y serán como Elohim, conocedores del bien y del mal”.

6 Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer y un deleite a los ojos, y que el árbol era deseable como fuente de sabiduría, tomó de su fruto y comió. También le dio a su esposo, y él comió con ella.

7 Entonces se les abrieron los ojos a los dos y percibieron que estaban desnudos; así que cosieron hojas de higuera y se hicieron cintos.

8 Oyeron la Voz de YAHWÉH que se paseaba por el huerto a la hora fresca del día; y el hombre y su esposa se escondieron de YAHWÉH Elohim entre los árboles del huerto.

9 YAHWÉH Elohim llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?”

10 Él contestó: “Oí tu voz en el huerto y me dio miedo, porque estaba desnudo, por eso me escondí”.

11 Entonces Él preguntó: “¿Y quién te dijo que estabas desnudo? ¿Comiste del árbol del que te había prohibido comer?”

12 El hombre dijo: “La mujer que pusiste a mi lado, ella me dio del árbol, y yo comí”.

13 Y YAHWEH Elohim le dijo a la mujer: “¿Qué es lo que has hecho?” La mujer respondió: “La serpiente me engañó, y yo comí”.

14 Entonces YAHWEH Elohim le dijo a la serpiente: “Por haber hecho esto, más degradada serás que todo el ganado y todas las bestias salvajes: Sobre el vientre te arrastrarás y polvo comerás todos los días de tu vida.

15 Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y el suyo; éste te golpeará la cabeza, y tú le herirás el talón”.

16 A la mujer le dijo: “Multiplicaré tus dolores de parto; con dolor darás a luz tus hijos. A tu esposo estará sujeto tu deseo y él te dominará”.

17 Y a Adam le dijo: “Como hiciste lo que te dijo tu esposa y comiste del árbol del que te ordené que no comieras, maldita es la tierra por tu culpa; con duro trabajo comerás de ella todos los días de tu vida:

18 espinos y abrojos te producirá y tu alimento serán las plantas del campo;

19 con el sudor de tu frente te ganarás el pan, hasta que vuelvas al suelo, del que fuiste formado. Pues polvo eres, y al polvo volverás”.

20 El hombre llamó a su esposa Javah (Viviente), porque ella fue la madre de todo ser viviente.

21 Y YAHWEH Elohim hizo ropa de pieles para Adam y para su esposa, y los vistió.

22 Luego YAHWEH Elohim dijo: “Ahora que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y el mal, si alarga la mano y toma del árbol de la vida y come, vivirá para siempre”.

23 Por eso YAHWEH Elohim lo expulsó del huerto de Edén, para que labrara el suelo de donde lo había sacado.

24 Echó al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén los querubines y la llameante espada giratoria, para guardar el camino al árbol de la vida.

4 El hombre se unió con su esposa Javah, y ella concibió y dio a luz a Kayín (Creado), diciendo: “He creado un varón con la ayuda de YAHWÉH”.

2 Después dio a luz a su hermano Hevel (vanidad). Hevel llegó a ser pastor de ovejas, y Kayín llegó a ser agricultor.

3 Después de algún tiempo, Kayín trajo una ofrenda a YAHWÉH del fruto de la tierra;

4 y Hevel, por su parte, trajo lo más selecto de las primicias de su rebaño. YAHWÉH accedió a Hevel y su ofrenda,

5 pero a Kayín y su ofrenda no le prestó atención. Kayín estaba muy enojado y puso mala cara.

6 Entonces YAHWÉH le dijo a Kayín: “¿Por qué estás enojado y pones tan mala cara?

7 Seguramente, si obraras bien pondrías buena cara. Pero si no obras bien, el pecado te acechará a la puerta para dominarte. Sin embargo tú puedes dominarlo a él”.

8 Kayín le dijo a su hermano: “Vayamos al campo”; y cuando estaban en el campo Kayín atacó a su hermano Hevel y lo mató.

9 YAHWÉH le preguntó a Kayín: “¿Dónde está tu hermano Hevel?” Y él dijo: “Yo no sé. ¿Acaso soy el guardián de mi hermano?”

10 Y dijo: “¿Qué has hecho? ¡Oye, la sangre de tu hermano Me grita desde la tierra!

11 Por eso, maldito serás más que la tierra que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano que derramaste.

12 Si labras el suelo, no te dará más su vigor. Serás un vagabundo sin descanso sobre la tierra”.

13 Kayín le dijo a YAHWÉH: “¡Mi castigo es demasiado grande para soportarlo!

14 Siendo que me has desterrado hoy de este suelo, que tengo que evitar Tu presencia y convertirme en un vagabundo errante por la tierra, ¡cualquiera que me vea me matará!”

15 YAHWÉH le dijo: “No será así; si alguien mata a Kayín, lo pagará siete veces”. Y YAHWÉH puso una marca en Kayín, para que el que se encontrara con él no lo matara.

16 Kayín salió de la presencia de YAHWÉH y se estableció en la tierra de Nod, al oriente de Edén.

17 Kayín se unió con su esposa, y ella concibió y dio a luz a Janoj. Después fundó una ciudad, y le puso al nombre de su hijo Janoj.

18 A Janoj le nació Irad, e Irad fue el padre de Mejuyael, y Mejuyael fue el padre de Metushael, y Metushael fue el padre de Lemej.

19 Lemej tomó dos esposas: Una se llamaba Adah, y la otra se llamaba Tzilah.

20 Adah dio a luz a Yabal {Iniciador}; este fue el antepasado de los que habitan en carpas y entre rebaños.

21 Y su hermano se llamó Yubal {Trompeta}; este fue el antepasado de todos los que tocan la lira y la flauta.

22 En cuanto a Tzilah, ella dio a luz a Tubal Kayín, que forjaba toda herramienta de cobre y de hierro. Y la hermana de Tubal Kayín fue Naamah (agradable)

23 Un día Lemej les dijo a sus esposas: “Adah y Tzilah, escuchen mi voz; esposas de Lemej, presten atención a lo que digo: Yo he matado a un hombre por herirme, y a un niño por golpearme?

24 si a Kayín lo vengan siete veces, a Lemej setenta y siete”.
25 Adam volvió a unirse con su esposa, y ella dio a luz un hijo y lo llamó Shet (Dado), queriendo decir: “Elohim me ha dado otro descendiente en lugar de Hevel”; porque Kayín lo había matado.

26 Y a Shet, a su vez, le nació un hijo, y lo llamó Enosh. Fue entonces que se comenzó a invocar a YAHWÉH por Su Nombre.

5 Este es el registro de la descendencia de Adam. –Cuando Elohim creó al hombre, lo hizo a la semejanza de Elohim,

2 los creó varón y hembra. Y cuando los creó los bendijo y los llamó Adam–.

3 Cuando Adam había vivido 130 años, procreó un hijo que era su imagen y semejanza, y lo llamó Shet.

4 Después del nacimiento de Shet, Adam vivió 800 años y procreó hijos e hijas.

5 Todos los días que vivió Adam sumaron 930 años; entonces murió.

6 Cuando Shet había vivido 105 años, procreó a Enosh.

7 Después del nacimiento de Enosh, Shet vivió 807 años y procreó hijos e hijas.

8 Todos los días de Shet sumaron 912 años; entonces murió.

9 Cuando Enosh había vivido noventa años, procreó a Kenán.

10 Después del nacimiento de Kenán, Enosh vivió 815 años y procreó hijos e hijas.

11 Todos los días de Enosh sumaron 905 años; entonces murió.

12 Cuando Kenán había vivido setenta años, procreó a Mahalalel.

13 Después del nacimiento de Mahalalel, Kenán vivió 840 años y procreó hijos e hijas.

14 Todos los días de Kenán sumaron 910 años; entonces murió.

15 Cuando Mahalalel había vivido sesenta y cinco años, procreó a Yéred.

16 Después del nacimiento de Yéred, Mahalalel vivió 830 años y procreó hijos e hijas.

17 Todos los días de Mahalalel sumaron 895 años; entonces murió.

18 Cuando Yéred había vivido 162 años procreó a Janoj.

19 Después del nacimiento de Janoj, Yéred vivió 800 años y procreó hijos e hijas.

20 Todos los días de Yéred sumaron 962 años; entonces murió.

21 Cuando Janoj había vivido 65 años procreó a Metushelaj.

22 Después del nacimiento de Metushelaj, Janoj caminó con ha’Elohim por 300 años; y procreó hijos e hijas.

23 Todos los días de Janoj sumaron 365 años.

24 Janoj caminó con ha’Elohim; un día desapareció, porque Elohim se lo llevó.

25 Cuando Metushelaj había vivido 187 años, procreó a Lemej.

26 Después del nacimiento de Lemej, Metushelaj vivió 782 años y procreó hijos e hijas.

27 Todos los días de Metushelaj sumaron 969 años; entonces murió.

28 Cuando Lemej había vivido 182 años, procreó un hijo.

29 Y lo llamó Nóaj {Alivio}, diciendo: “Este nos dará alivio de nuestro trabajo y de la labor de nuestras manos en el mismo suelo que YAHWÉH maldijo”.

30 Después del nacimiento de Nóaj, Lemej vivió 595 años y procreó hijos e hijas.

31 Todos los días de Lemej sumaron 777 años; entonces murió.

32 Cuando Nóaj había vivido 500 años, procreó a Shem, a Jam, y a Yéfet.

6 Cuando los hombres comenzaron a aumentar en la tierra y les nacieron hijas,

2 los hijos de ha’Elohim vieron cuán hermosas eran las hijas de los hombres y escogieron esposas de entre las que les agradaban.

3 Pero YAHWÉH dijo: “Mi aliento no permanecerá en el hombre para siempre, ya que él no es más que carne; que se le concedan sólo ciento veinte años”.

4 Fue entonces, y también más tarde, cuando aparecieron los gigantes (nefilim) en la tierra, cuando los hijos de ha’ Elohim cohabitaron con las hijas de los hombres, quienes les dieron descendencia. Ellos fueron los héroes de antaño, los hombres de renombre.

5 YAHWÉH vio cuán grande era la maldad del hombre sobre la tierra, y cómo todo plan ideado por su mente no era sino perverso todo el tiempo.

6 Y YAHWÉH lamentó haber creado al hombre en la tierra, y se le entristeció el corazón.

7 YAHWÉH dijo: “Borraré de la tierra a los hombres que he creado, a los hombres juntos con las bestias, los reptiles, y las aves de los cielos; porque lamento haberlos hecho”.

8 Pero Nóaj alcanzó el favor de YAHWÉH.

Yeshayahu/Isa. 42:5-43:10

5 Así dice YAHWEH Elohim, quien creó los cielos y los extendió, quien extendió la tierra y todo lo que de ella crece, quien da aliento a la gente en ella y ruaj a aquellos que caminan sobre ella:

6 Yo, YAHWEH, te he llamado en justicia, te tomé de la mano, te formé y te hice Pacto para el pueblo, para ser luz a los Goyim,

7 para que abras los ojos a los ciegos, para que des libertad a los prisioneros, a aquellos viviendo en oscuridad de la mazmorra.

8 Yo Soy YAHWEH, ese es Mi Nombre. No comparto Mi Gloria con nadie más, ni Mi alabanza con imágenes esculpidas.

9 Miren cómo las predicciones antiguas ya se cumplieron; y ahora declaro nuevas cosas – antes que sucedan Yo les cuento sobre ellas.”

10 ¡Canten a YAHWEH una canción nueva! Su alabanza sea cantada desde los confines de la tierra por los que navegan el mar y por todo cuanto hay en él, por las islas y los que viven allí.

11 El desierto y sus ciudades alcen sus voces, las aldeas donde vive Kedar; todos los que habitan en Sela griten de alegría; ¡griten desde la cumbre de los montes!

12 Le darán Gloria a YAHWEH y proclamen su alabanza en las islas.

13 YAHWEH-Tzevaot saldrá, provocado por la furia de la batalla; El gritará, sí, El levanta el grito de batalla; mientras triunfa sobre sus enemigos.

14 “Por mucho tiempo he guardado Mi Shalom, he estado en silencio, me he restringido. Ahora gritaré como mujer que está de parto, resoplando y jadeando para tomar aire.

15 Yo devastaré montes y colinas, marchitaré toda su vegetación, convertiré ríos en islas y secaré los lagos.

16 A los ciegos, guiaré por camino que no conocen, por sendas que no conocen los guiaré; cambiaré oscuridad en luz ante ellos, y enderezaré sus sendas torcidas. Estas son cosas que haré sin duda alguna.

17 Aquellos que confíen en ídolos, que dicen a las estatuas: ‘Ustedes son nuestros dioses,’ serán rechazados en vergüenza total.

18 ¡Escucha, tú, sordo! ¡Mira, tú, ciego! – ¡Para que puedas ver!

19 ¿Quién es tan ciego como Mis siervos, o tan sordo como aquellos que rigen sobre ellos? Sí, los siervos de YAHWEH han sido cegados.

20 Tú ves mucho pero no prestas atención; tú abres tus oídos, pero no escuchas.

21 YAHWEH estaba complacido por amor a Su justicia de hacer la Toráh magnífica y gloriosa.

22 Yo contemplé, y éste es un pueblo saqueado y robado, todos atrapados en hoyos y secuestrados en prisiones. Ellos están ahí para ser saqueados, y que no haya nadie para rescatarlos; ahí para ser secuestrados, y nadie dice: “¡Restaura!”

23 ¿Cuál de ustedes dará oído a esto? Presten atención a las cosas que sucederán en tiempos venideros.

24 ¿Quién dio a Yaakov para ser botín, Yisra’el a los saqueadores? ¿No fue YAHWEH, contra quien hemos pecado, en cuyas sendas ellos rehusaron caminar, El, cuya Toráh ellos no obedecieron?

25 Por esto El derramó sobre Yaakov Su furia ardiente junto con la furia de la batalla – lo envolvió en llamas, a pesar de esto no aprendió nada; lo quemó, pero no reflexionó en su corazón.

43 Pero ahora esto es lo que YAHWEH dice, El, quien te creó, Yaakov, El, quien te formó, Israel: “No tengas temor, pues te he redimido; te estoy llamando por tu nombre; tú eres Mío.

2 Cuando pases por medio de agua, Yo estaré contigo; cuando pases por medio de los ríos, ellos no te inundarán; cuando camines por medio del fuego, no te abrasarás, la llama no te quemará.

3 Porque Yo soy YAHWEH, tu Elohim, el HaKadosh de Israel, tu Salvador Yo he dado a Mitzraim por tu rescate, Kush y Seva por ti.

4 Porque te considero valioso y honorable, y porque te amo, Por ti daré hombres, naciones a cambio de tu vida.

5 No tengas temor, porque Yo estoy contigo. Yo traeré tu simiente del este, y Yo los reuniré del oeste,

6 diré al norte: ‘¡Entrégalos!’ y al sur: ‘¡No los retengas!’ Trae a mis hijos de lo lejos, y a mis hijas de los confines de la tierra,

7 todos los que llevan Mi Nombre, los cuales he preparado para Mi Gloria; Yo le formé, sí, Yo le hice.'”

8 Traigan al pueblo que está ciego pero tiene ojos, también los sordos que tienen oídos.

9 Todas las naciones están juntas reunidas, y príncipes serán reunidos de ellas. ¿Quién entre ellos puede proclamar esto y revelar lo que sucedió en el pasado? Que traigan sus testigos para que se justifiquen a sí, para que otros, al oír, puedan decir: “Eso es verdad.”

10 “Ustedes son mis testigos, y Yo también soy testigo,” dice YAHWEH, “y mi siervo quien he escogido, para que sepas y me creas y entiendas que Yo soy. Antes de Mí no fue formado Elohim alguno, ni después de Mí habrá otro.

Yohanán/Jn. 1:1-18
1 En el principio era la Palabra, y la Palabra era con YAHWEH. Y la Palabra era YAHWEH.

2 Él era en el principio con YAHWEH.

3 Todas las cosas por medio de Él fueron hechas, y sin El nada de lo que ha sido hecho hubiera sido hecho.
4 En Él estaba la vida, y la vida era la Luz de la humanidad.

5 La Luz resplandece en la oscuridad, y la oscuridad no prevaleció.

6 Hubo un hombre enviado por YAHWEH, cuyo nombre era Yohanán.

7 El vino a ser testigo, a dar testimonio referente a la luz; a fin de que por medio de él, todos pudieran poner su confianza en YAHWEH y estar llenos de fe para El.

8 El mismo no era esa luz; no, él vino a dar testimonio referente a la luz.

9 Esta era la luz verdadera, que da luz a todos los que entran en este mundo.

10 El estaba en el mundo; el mundo fue hecho por medio de Él, a pesar de esto, el mundo no le conoció.

11 El vino a su propia tierra natal, y su propio pueblo no lo recibió.

12 Mas, a todos los que le recibieron, a aquellos que ponen su confianza en su persona y su poder, Él les dio potestad de convertirse en hijos de YAHWEH;

13 no por herencia sanguínea, ni por impulsos físicos, ni por intención humana, sino porque YAHWEH así lo dispuso.

14 La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, y nosotros vimos su Shekináh, La Shekináh del único hijo del Padre, lleno de inmerecida misericordia y verdad.

15 Yohanán dio testimonio referente a Él, cuando gritó clamando: “Este es el hombre de quién yo hablaba cuando dije: ‘El que viene después de mí ha venido para ser superior a mí, porque El existió antes que yo.”

16 Todos hemos recibido de su plenitud, sí, inmerecida misericordia sobre inmerecida misericordia.

17 Porque la Toráh fue dada por medio de Moshé; la misericordia y verdad vinieron por medio de Yahshúa Ha Mashíaj.

18 Nadie ha visto jamás a YAHWEH; pero el único e incomparable Hijo, quien es idéntico con YAHWEH y está al lado del Padre; El le ha dado a conocer.