Select Page
1 Toledot, תולדות Gn 25:19 – 28:9
19 Estas son las generaciones de Yitsjak, el hijo de Avraham. Avraham procreó a Yitsjak.

20 Yitsjak tenía cuarenta años cuando tomó como esposa a Rivkah, la hija de Betuel el arameo de Padán Aram, hermana de Laván el arameo.

21 Yitsjak oró a YAHWÉH frente a su mujer, porque era estéril; y YAHWÉH respondió a su ruego, y su esposa Rivkah concibió.

22 Pero los niños combatían en su vientre, y ella dijo: “Si es así, ¿para qué existo?” Ella fue a inquirir de YAHWÉH,

23 y YAHWÉH le contestó: “Dos naciones hay en tu vientre, dos pueblos separados saldrán de tu cuerpo; Un pueblo será más poderoso que el otro, y el mayor servirá al menor”.

24 Cuando se le acercaba el tiempo de dar a luz, había gemelos en su vientre.

25 El primero salió rojo, todo como un manto velloso; así que lo llamaron Esav (Velludo).

26 Luego salió su hermano, agarrado del talón de Esav; así que lo llamaron Yaakov (Agarra talón). Yitsjak tenía sesenta años cuando nacieron ellos.

27 Cuando los niños crecieron, Esav se hizo un diestro cazador, un hombre de monte; pero Yaakov era un hombre íntegro que habitaba en tiendas.

28 Yitsjak amaba a Esav pues había caza en su boca; pero Rivkah ama a Yaakov.

29 Una vez, cuando Yaakov estaba preparando un guiso, Esav vino del campo, hambriento.

30 Y Esav le dijo a Yaakov: “Dame un poco de eso rojo para comer, que estoy hambriento” –por lo cual se le llamó Edom (Rojo).

31 Yaakov dijo: “Primero véndeme tu primogenitura”.

32 Y Esav dijo: “Estoy a punto de morirme, así que ¿de qué me sirve la primogenitura?”

33 Pero Yaakov dijo: “Júrame primero”. De manera que él le juró, y le vendió su primogenitura a Yaakov.

34 Yaakov entonces le dio a Esav pan y guiso de lentejas; este comió y bebió; luego se levantó y se fue. Así Esav menospreció su primogenitura.

26 Hubo un hambre en el país –aparte del hambre anterior que había ocurrido en los días de Avraham– y Yitsjak acudió a Avimélej, rey de los filisteos, en Gerar.

2 YAHWÉH se le había aparecido y le había dicho: “No bajes a Mitzraim; quédate en la tierra que Yo te señalo.

3 Reside en esta tierra, y Yo estaré contigo y te bendeciré; Yo te asignaré todas estas tierras a ti y a tu linaje, en cumplimiento del juramento que le hice a tu padre Avraham.

4 Haré a tus descendientes tan numerosos como las estrellas de los cielos, y daré a tus descendientes todas estas tierras, de modo que todas las naciones de la tierra se bendecirán por medio de tu linaje

5 por cuanto Avraham Me obedeció y cumplió Mi ordenanza, Mis mandatos, Mis leyes, y Mis enseñanzas”.
DEVARIM YAHWÉH

6 Así que Yitsjak se quedó en Gerar.

7 Cuando los hombres del lugar le preguntaron acerca de su esposa, él dijo: “Ella es mi hermana”, porque tenía miedo de decir que era su esposa, pensando, “Los hombres del lugar podrían matarme por causa de Rivkah, porque es hermosa”.

8 Cuando pasó algún tiempo, Avimélej, rey de los filisteos, mirando por la ventana, vio a Yitsjak acariciando a su esposa Rivkah.

9 Avimélej mandó buscar a Yitsjak y le dijo: “¡Así que ella es tu esposa! ¿Por qué entonces dijiste que era tu hermana?” Yitsjak le dijo: “Porque pensé que podía perder mi vida por causa de ella”.

10 Avimélej dijo: “¡Lo que nos has hecho! Alguno del pueblo pudo haberse acostado con tu esposa, y tú habrías traído culpa sobre nosotros”

11 Avimélej entonces le encargó a toda la gente, diciendo: “Cualquiera que moleste a este hombre o a su esposa será ejecutado”.

12 Yitsjak sembró en aquella tierra y cosechó el ciento por uno el mismo año. YAHWÉH lo bendijo,
DEVARIM YAHWÉH

13 y el hombre se volvía cada vez más próspero hasta que se hizo completamente rico:

14 adquirió rebaños y manadas, y una servidumbre grande, de modo que los filisteos lo envidiaban.

15 Y los filisteos cegaron todos los pozos que los servidores de su padre habían cavado en los días de su padre Avraham, llenándolos de tierra.

16 Y Avimélej le dijo a Yitsjak: “Sepárate de nosotros, porque te has vuelto demasiado grande para nosotros”.

17 De modo que Yitsjak salió de allí y acampó en el arroyo de Gerar, donde se estableció.

18 Yitsjak cavó de nuevo los pozos que se habían cavado en los días de su padre Avraham y que los filisteos habían cegado tras la muerte de Avraham; y le dio los mismos nombres que les había dado su padre.

19 Pero cuando los servidores de Yitsjak, cavando en el arroyo, encontraron allí un manantial de agua,

20 los pastores de Gerar contendieron con los pastores de Yitsjak, diciendo “Esa agua es nuestra”. Él llamó ese lugar Ések {Contienda}, porque contendieron con él.

21 Y cuando cavaron otro pozo, disputaron sobre ese también; así que lo llamó Sitnah {Oposición}.

22 Se mudó de allí y cavó aún otro pozo, sobre este no hubo contienda, y lo llamó Rejovot {Espaciosos}, diciendo: “Ahora por fin YAHWÉH nos ha concedido amplio espacio para crecer en la tierra”.
DEVARIM YAHWÉH

23 Desde allí subió a Beer Sheva.

24 Esa noche YAHWÉH se le apareció y le dijo: “YO SOY el Elohim de tu padre Avraham. No temas, que Yo estoy contigo, y te bendeciré y aumentaré tu descendencia por amor a Mi siervo Avraham”.

25 Así que edificó allí un altar e invocó a YAHWÉH por Su Nombre. Yitsjak montó su carpa allí y sus servidores empezaron a cavar un pozo.

26 Avimélej vino a él desde Gerar, con Ahuzat su consejero y Pijol el jefe de sus tropas.

27 Yitsjak les dijo: “¿Por qué han venido a mí, viendo que ustedes han sido hostiles conmigo y me han echado de entre ustedes?”

28 Y ellos dijeron: “Ahora vemos claramente que YAHWÉH ha estado contigo, y pensamos que debe haber un tratado juramentado entre las dos partes, entre tú y nosotros. Hagamos un convenio contigo:

29 tú no nos harás daño, tal como nosotros no te hemos molestado sino que siempre te hemos tratado con bondad y te enviamos en paz. De ahora en adelante, que seas bendito de YAHWÉH”.

30 Entonces él les hizo un banquete, y ellos comieron y bebieron.
DEVARIM YAHWÉH

31 Temprano en la mañana, intercambiaron juramentos. Yitsjak entonces los despidió, y se alejaron de él en paz.

32 Ese mismo día vinieron los servidores de Yitsjak y le dijeron del pozo que habían cavado, y le informaron que habían encontrado agua.

33 Él llamó a ese pozo Shivah (Juramento); por eso el nombre de la ciudad es Beer Sheva hasta el día de hoy.

34 Cuando Esav tenía cuarenta años, tomó como esposa a Yehudit la hija de Beer el jeteo, y a Basemat la hija de Eylón el jeteo;

35 y ellas fueron un motivo de amargura para Yitsjak y Rivkah.

27 Cuando Yitsjak llegó a viejo, y tenía ya los ojos muy débiles para poder ver, llamó a su hijo mayor Esav y le dijo: “Hijo mío”. El respondió: “Aquí estoy”.

2 Y él dijo: “Ya yo estoy viejo, y no sé cuándo pueda morir.

3 Toma tu equipo, tu aljaba y tu arco, sal al campo y cázame alguna presa.

4 Luego prepárame un plato de los que me gustan, y tráemelo para comer, para yo darte mi más ferviente bendición antes de morir”.

5 Rivkah había estado escuchando cuando Yitsjak le hablaba a su hijo Esav. Después que Esav salió al campo a cazar algo para traer a la casa,

6 Rivkah le dijo a su hijo Yaakov: “Alcancé a oír a tu padre que le hablaba a tu hermano Esav, y le decía:

7 ‘Tráeme alguna presa de cacería y prepara un plato que yo coma, para bendecirte, con la aprobación de YAHWÉH, antes de morir.’

8 Así que, hijo mío, escucha bien lo que te voy a decir:

9 “Ve al rebaño y escógeme dos cabritos de los mejores, y yo prepararé con ellos un plato para tu padre, de los que le gustan.

10 Después se lo llevas a tu padre, para que te bendiga antes de que muera”.

11 Yaakov le respondió a su madre Rivkah: “Pero mi hermano Esav es velludo y yo soy lampiño.

12 Si mi padre me toca quedaré por tramposo delante de él y me conseguiré una maldición en vez de una bendición”.

13 Pero su madre le dijo: “Que tu maldición, hijo mío, caiga sobre mí. Sólo haz lo que te digo y ve y escógemelos”.

14 Él los consiguió y se los trajo a su madre, y su madre preparó un plato de los que le gustaban a su padre.

15 Luego Rivkah buscó las mejores ropas de su hijo mayor Esav que habían en la casa, e hizo que su hijo menor Yaakov se las pusiera;

16 y le cubrió los brazos y la parte lampiña de su cuello con las pieles de los cabritos.

17 Entonces le puso en las manos a su hijo Yaakov el plato y el pan que había preparado.

18 Él fue a su padre y le dijo: “Padre”. Y él dijo: “¿Sí, cuál de mis hijos eres tú?”

19 Yaakov le dijo a su padre: “Soy Esav, tu primogénito; he hecho lo que me pediste. Ten la bondad de sentarte y comer de lo que he cazado, para que me des tu ferviente bendición”.

20 Yitsjak le dijo a su hijo: “¿Cómo lo lograste tan pronto, hijo mío?” Y él dijo: “Porque YAHWÉH tu Elohim me concedió éxito”.

21 Yitsjak le dijo a Yaakov: “Acércate más para poder sentirte, hijo mío –a ver si en verdad eres o no mi hijo Esav”.

22 Así que Yaakov se acercó a su padre Yitsjak; este lo palpó y dijo: “La voz es la de Yaakov, pero los brazos son los de Esav”.

23 No lo reconoció porque tenía los brazos velludos como los de su hermano Esav; y así lo bendijo.

24 [Yitsjak] preguntó: “¿En verdad eres mi hijo Esav?” Y cuando contestó: “Yo soy”,

25 dijo: “Sírveme y déjame comer de lo que cazó mi hijo para darte mi ferviente bendición”. Así que le sirvió y él comió; y le trajo vino y bebió.

26 Entonces su padre Yitsjak le dijo: “Acércate y bésame, hijo mío”;

27 y él se levantó y lo besó. Y olió sus ropas y lo bendijo, diciendo: “Ah, el olor de mi hijo es como el olor de los campos que ha bendecido YAHWÉH”
DEVARIM YAHWÉH

28 Que Elohim te dé del rocío de los cielos y de la abundancia de la tierra, abundancia de grano y vino nuevo.

29 Que los pueblos te sirvan, y las naciones se postren ante ti; sé el amo de tus hermanos, y que los hijos de tu madre se postren ante ti. Malditos sean los que te maldigan, benditos los que te bendigan”.

30 No bien hubo salido Yaakov de la presencia de su padre Yitsjak –después que Yitsjak acabó de bendecir a Yaakov– cuando regresó su hermano Esav de la cacería.

31 El también preparó un plato y se lo trajo a su padre. Y le dijo a su padre: “Siéntese mi padre y coma de lo que cazó su hijo, para que me des tu ferviente bendición”.

32 Su padre Yitsjak le preguntó: “¿Quién eres?” Y él dijo: “¡Yo soy tu hijo, Esav, tu primogénito!”

33 Yitsjak cayó presa de un violento temblor, y preguntó: “¿Quién fue entonces el que cazó una presa y me la trajo? Además, comí de ella antes de que tú vinieras, y lo bendije; ¡ahora tiene que quedarse bendito!”

34 Cuando Esav oyó las palabras de su padre, rompió a llorar violenta y amargamente, y le dijo a su padre: “¡Bendíceme a mí también, padre!”

35 Pero él respondió: “Tu hermano vino con engaño y te arrebató la bendición”.

36 [Esav] dijo: “¿Para eso lo llamaron Yaakov (Suplantador), para que me suplantara estas dos veces? Primero me quitó mi primogenitura, ¡y ahora me ha quitado mi bendición!” Y agregó: “¿No has reservado una bendición para mí?”

37 Yitsjak respondió, diciéndole a Esav: “Pero lo he hecho amo sobre ti: le he dado a todos sus hermanos como servidores, y lo he provisto de grano y vino. ¿Qué puedo hacer entonces por ti, hijo mío?

38 Y Esav le dijo a su padre: “¿No tienes más que una bendición, padre? ¡Bendíceme a mí también, padre!” Y Esav lloró en voz alta.

39 Entonces su padre Yitsjak respondió, diciéndole: “Mira, tu morada disfrutará de la grosura de la tierra y del rocío de los cielos arriba.

40 Mas por tu espada vivirás, y le servirás a tu hermano. Pero cuando te pongas terco, romperás su yugo de sobre tu cuello”.

41 Desde entonces Esav abrigó rencor contra Yaakov a causa de la bendición que le había dado su padre, y Esav se dijo: “Nada más deja que llegue el período de duelo por mi padre, y mataré a mi hermano Yaakov”.

42 Cuando le informaron a Rivkah las palabras de su hijo mayor, mandó buscar a su hijo menor Yaakov y le dijo: “Tu hermano Esav se está consolando a sí mismo con la idea de matarte.

43 Ahora, hijo mío, escúchame. Huye enseguida a Jarán, ve con mi hermano Laván.

44 Quédate con él algún tiempo,

45 hasta que se calme la furia de tu hermano y olvide lo que le has hecho. Después te mandaré a buscar allá. ¡No puedo perderlos a ustedes dos en un sólo día!”

46 Rivkah le dijo a Yitsjak: “Estoy disgustada con mi vida por causa de las hijas de Jet. Si Yaakov se casa con una jetea como esas, de las mujeres nativas, ¿para qué me servirá la vida?”

28 Así que Yitsjak mandó buscar a Yaakov y lo bendijo. Y lo instruyó, diciendo: “No tomes esposa de entre las mujeres cananeas.

2 Sal, y vete a Padán Aram, a la casa de Betuel, el padre de tu madre, y toma una esposa allí de entre las hijas de Laván tu tío.

3 Y ‘El-Shaday {El TodoPoderoso} te bendiga, te haga fértil y numeroso, para que te conviertas en una asamblea de pueblos.

4 Que te conceda la bendición de Avraham a ti y a tu linaje, para que poseas la tierra donde resides como extranjero, la que Elohim le asignó a Avraham”.
DEVARIM YAHWÉH

5 Entonces Yitsjak envió a Yaakov, y este se fue a Padán Aram, a Laván el hijo de Betuel el arameo, el hermano de Rivkah, la madre de Yaakov y Esav.

6 Cuando Esav vio que Yitsjak había bendecido a Yaakov y lo había enviado a Padán Aram para que tomara una esposa de allá, encargándole, mientras lo bendecía, que no tomara esposa de entre las mujeres cananeos,

7 y al ver que Yaakov había obedecido a su padre y a su madre y se había ido a Padán Aram,

8 Esav se dio cuenta de que las cananeas no le agradaban a su padre Yitsjak.

9 Así que Esav fue a Ishmael y tomó por esposa, además de las esposas que tenía, a Mahalat la hija de Ishmael, hermana de Nebayot.
DEVARIM YAHWÉH

Malají/Mal. 1:1-2:7
1 Una profecía, la palabra de YAHWÉH a Israel por la mano de Su mensajero [Malají]:

2 “Yo te he amado,” dice YAHWÉH. Pero tú dices: “¿Cómo nos has amado?” YAHWÉH responde: “Esav era el hermano de Yaakov. Sin embargo, amé a Yaakov,

3 pero odié a Esav. Yo hice su montaña desolada y di su territorio a los chacales del desierto.”

4 Edom dice: “Estamos abatidos ahora, pero regresaremos a reedificar las ruinas.” YAHWÉH Tsevaot responde: “Ellos pueden edificar, pero Yo demoleré.” Ellos serán llamados la Tierra de la Perversidad, el pueblo con quien YAHWÉH está permanentemente enfurecido.

5 Tus ojos verán y tú dirás: “YAHWÉH se ha magnificado, aun sobre las fronteras de Israel.”

6 “Un hijo honra a su padre y un siervo a su amo. Pero si Yo soy Padre, ¿dónde está el honor debido a Mí? Y si Yo soy Amo, ¿dónde está el respeto debido a Mí?” – Dice YAHWÉH Tsevaot a ustedes sacerdotes que desprecian Mi Nombre. “Ustedes preguntan: ¿Cómo estamos despreciando Tu Nombre?

7 ¡Por ofrecer comidas contaminadas en mi altar! Ahora ustedes preguntan: ¿Cómo te estamos contaminando? Por decir que la Mesa de YAHWÉH no merece respeto;

8 así que no hay nada malo en ofrecer un animal ciego como sacrificio, nada malo en ofrecer un animal que está cojo o enfermo. ¡Traten de ofrecer dicho animal a su gobernador, y vean si él está complacido con ustedes! ¿Tan siquiera los recibirá él?” Pregunta YAHWÉH- Tsevaot.

9 Así que si oran ahora que Elohim nos muestre favor, lo que sus obras han logrado es que YAHWÉH Tsevaot pregunte: “¿Recibirá Él a cualquiera de ustedes?

10 Porque aun entre ustedes las puertas estarán cerradas y así para que no encendieran fuego inservible en mi altar. Yo no tengo complacencia de ustedes,” dice YAHWÉH Tsevaot, “y Yo no recibiré una ofrenda de ustedes.

11 Porque del este más lejano hasta el oeste más lejano Mi Nombre es grandioso entre los gentiles. Ofrendas son presentadas a Mi Nombre en todos sitios, ofrendas puras, porque Mi Nombre es grandioso entre los gentiles,” dice YAHWÉH Tsevaot.

12 “Pero ustedes lo profanan diciendo que la mesa de YAHWÉH está contaminada, así que las frutas y comidas ofrecidas merecen desprecio.

13 Ustedes también dicen: ‘¡Es todo tan fastidioso! Y lo hemos rechazado con desprecio,'” dice YAHWÉH Tsevaot. “Entonces ustedes traen animales que han sido tomados por violencia, o están cojos o enfermos. Esta es la clase de ofrendas que traen. ¿Las aceptaré Yo de sus manos?” Pregunta YAHWÉH.

14 “Además, maldito es el engañador que tiene un animal macho en su rebaño, que está dañado, pero lo ofrece y sacrifica a YAHWÉH de todos modos. Porque Yo soy un Rey grandioso,” dice YAHWÉH- Tsevaot, “y Mi Nombre es Glorioso entre las naciones.”

2 “Ahora, sacerdotes, este mandato es para ustedes:

2 Si no quieren escuchar, si no ponen en su corazón dar Gloria Mi Nombre,” dice YAHWÉH Tsevaot, “entonces Yo mandaré la maldición sobre ustedes; Yo cambiaré sus bendiciones en maldiciones. Sí, Yo los maldeciré, porque ustedes no pusieron esto en su corazón.

3 Yo volveré Mi espalda a ustedes, arrojaré estiércol en sus rostros; el estiércol de sus festividades; y ustedes serán arrojados con él.

4 Entonces ustedes sabrán que Yo les mandé este mandato de afirmar Mi Pacto con Leví,” dice YAHWÉH Tsevaot.

5 “Mi Pacto con él fue uno de vida y Shalom, y Yo le di a él para que pudiera temerme. Y que pudiera reverenciar Mi Nombre.

6 La Toráh verdadera estaba en su boca, y ninguna deshonestidad fue encontrada en sus labios; él caminó conmigo en Shalom y rectitud y volvió a muchos de sus pecados.

7 Los labios de un sacerdote deben salvaguardar el conocimiento, y el pueblo debe buscar la Toráh de su boca,
DEVAR TORÁH

IVRIM/HEB. 12:14-29
14 Procuren la paz con todos, y la santidad sin la cual nadie verá a YAHWÉH.
15 Miren bien que ninguno deje de alcanzar el Favor de Elohim; que ninguna raíz de amargura brote y cause estorbo, y que por ella muchos se contaminen.
16 Que ninguno sea inmoral ni profano como Esav que por una sola comida vendió su propia primogenitura.
17 Porque ya saben que fue reprobado, a pesar de que después quería heredar la bendición, porque no halló más ocasión de arrepentimiento, aunque lo buscó con lágrimas.
18 Ustedes no se han acercado al monte que se podía tocar, al fuego encendido, a las tinieblas, a la profunda oscuridad, a la tempestad,
19 al sonido de la trompeta y al estruendo de las palabras, que los que lo oyeron rogaron que no se les hablara más;
20 porque no podían soportar lo que se mandaba: “Si un animal toca el monte, será apedreado”.
21 Y tan terrible era aquel espectáculo que Moshé dijo: “¡Estoy aterrado y temblando!”
22 Más bien, ustedes se han acercado al Monte Tzyón, a la ciudad del Elohim viviente, a la Yerushalayim celestial, a la reunión de millares de mensajeros,
23 a la asamblea de los primogénitos que están inscritos en el cielo, a YAHWÉH el juez de todos, a la unión espiritual de los justos que han llegado a la madurez,
24 a Yahshúa el mediador de la nueva Alianza, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Hevel.
25 Miren que no rechacen al que habla. Porque si no escaparon aquéllos que en la tierra rechazaron al que advertía, mucho menos escaparemos nosotros si nos apartamos del que advierte desde el cielo.
26 Su voz estremeció la tierra en aquel entonces, y ahora ha prometido diciendo: “Todavía una vez más estremeceré no sólo la tierra, sino también el cielo”.
27 La expresión “todavía una vez más” indica con claridad que se quitarán las cosas que pueden ser sacudidas de la creación, para que permanezca lo inconmovible.
28 Así que, habiendo recibido un Reino inconmovible, estemos agradecidos, y rindamos a YAHWÉH un culto agradable, con respeto y reverencia.
29 Porque nuestro Elohim es fuego consumidor.
DEVAR TORÁH