Select Page
1 Vayetze, ויצא Gn 28:10 – 32:3
10 Y salió Yaakov de Beer Sheba, y se dirigió a Jarán. 11 Llegó a cierto lugar y se detuvo allí a pasar la noche, porque se había puesto el sol. Tomando una de las piedras del lugar, se la puso debajo de la cabeza y se recostó en aquel lugar. 12 Tuvo un sueño: había una escalera sobre el suelo cuya cúspide llegaba hasta los cielos, y los mensajeros de Elohim subían y bajaban por ella. 13 Y YAHWÉH estaba parado por encima de ella y dijo: “YO SOY YAHWÉH, el Elohim de tu padre Avraham y el Elohim de Yitsjak: el suelo en el que estás recostado te lo asignaré a ti y a tu linaje. 14 Tus descendientes serán como el polvo de la tierra; te esparcirás al oeste y al este, al norte y al sur. Todas las familias de la tierra se bendecirán por medio de ti y de tus descendientes. 15 Recuerda, Yo estoy contigo: Yo te protegeré dondequiera que vayas y te traeré de vuelta a esta tierra. No te dejaré hasta que haya cumplido lo que te prometí”. 16 Yaakov despertó de su sueño y dijo: “Ciertamente YAHWÉH está en este lugar, y yo no lo sabía”. 17 Asustado, dijo: “¡Cuán sublime es este lugar! No es otra cosa que la casa de Elohim y la puerta de los cielos”. 18 Temprano en la mañana, Yaakov tomó la piedra que había puesto bajo su cabeza y la erigió como pilar y derramó aceite sobre ella. 19 Llamó a aquel lugar Betel (Casa de Elohim); pero anteriormente la ciudad se llamaba Luz. 20 Yaakov entonces hizo un voto, diciendo: “Si Elohim permanece conmigo, si me protege en este viaje que estoy haciendo, y me da pan para comer y ropa para vestir, 21 y si vuelvo a salvo a la casa de mi padre, YAHWÉH será mi Elohim. 22 Y esta piedra que he erigido como pilar, será la casa de Elohim; y de todo lo que me des, separaré un diezmo para ti”. DEVARIM YAHWÉH
29 Yaakov reanudó su viaje y llegó a la tierra de los orientales. 2 Allí ante sus ojos había un pozo en el campo. Había tres rebaños de ovejas que reposaban junto al pozo, porque en aquel pozo abrevaban las ovejas. La piedra sobre la boca del pozo era grande. 3 Cuando se juntaran allí todos los rebaños, alguien rodaría la piedra de la boca del pozo y abrevarían las ovejas; después pondrían otra vez la piedra en su lugar sobre la boca del pozo. 4 Yaakov les dijo: “Hermanos míos, ¿de dónde son ustedes?” Y ellos dijeron: “Somos de Jarán”. 5 El les preguntó: “¿Conocen a Laván el hijo de Najor?” Y dijeron: “Sí, lo conocemos”. 6 El continuó: “¿Está bien?” Respondieron: “Sí, está bien; y allí está su hija Rajel, viene con el rebaño”. 7 Él dijo: “Todavía estamos en pleno día, demasiado temprano para recoger los animales; abreven el rebaño y llévenlo a pastar”. 8 Pero ellos dijeron: “No podemos, hasta que se recojan todos los rebaños; entonces se rueda la piedra de la boca del pozo y abrevamos las ovejas”. 9 Mientras hablaba todavía con ellos, llegó Rajel con el rebaño de su padre; porque era pastora. 10 Y cuando Yaakov vio a Rajel, la hija de su tío Laván, y el rebaño de su tío Laván, Yaakov subió y rodó la piedra de la boca del pozo, y abrevó el rebaño de su tío Laván. 11 Después Yaakov besó a Rajel y rompió a llorar. 12 Yaakov le dijo a Rajel que él era hermano del padre de ella, que era hijo de Rivkah; y ella corrió a decírselo a su padre. 13 Al oír la noticia sobre Yaakov, el hijo de su hermana, Laván corrió a saludarlo; lo abrazó y lo besó, y lo llevó a la casa. Él le contó a Laván todo lo que había sucedido, 14 y Laván le dijo: “Tú eres de veras mi carne y hueso”. Después de haber estado con él por un mes, 15 Laván le dijo a Yaakov: “Sólo porque eres mi pariente vas a trabajar para mí por nada? Dime cuál será tu salario”. 16 Sucede que Laván tenía dos hijas; la mayor se llamaba Leah, y la menor se llamaba Rajel. 17 Leah tenía ojos adormecidos; Rajel tenía bellas formas y era hermosa. DEVARIM YAHWÉH
18 Yaakov se enamoró de Rajel; así que respondió: “Te serviré siete años por tu hija menor Rajel”. 19 Laván dijo: “Para dársela a un extraño, mejor te la doy a ti. Quédate conmigo”. 20 Así que Yaakov sirvió siete años por Rajel y le parecieron sólo unos pocos días, de tanto que la amaba. 21 Entonces Yaakov le dijo a Laván: “Dame a mi esposa para que me una a ella, que ya cumplí mi tiempo”. 22 Y Laván congregó a toda la gente del lugar e hizo una fiesta. 23 Cuando llegó la noche, tomó a su hija Leah y se la trajo a Yaakov; y éste se unió a ella. 24 Laván le había dado su servidora Zilpáh a su hija Leah como su servidora–. 25 Cuando llegó la mañana, allí estaba Leah. Así que le dijo a Laván: “¿Qué es esto que me has hecho? Yo estaba a tu servicio por Rajel, ¿por qué me engañaste?” 26 Laván respondió: “En nuestro lugar no se acostumbra casar a la menor antes que a la mayor. 27 Espera hasta que se cumpla la semana de bodas de esta y te daremos la otra también, con la condición de que me sirvas otros siete años”. 28 Así lo hizo Yaakov; esperó la semana de bodas de una, y entonces le dio a su hija Rajel por esposa. 29 Laván le había dado su servidora Biláh a su hija Rajel como servidora. 30 Y Yaakov se unió también a Rajel; de hecho, amó más a Rajel que a Leah. Y le sirvió por otros siete años. 31 YAHWÉH vio que a Leah no la amaban y la hizo fecunda; pero Rajel era estéril. 32 Leah concibió y tuvo un hijo, y lo llamó Reuvén {Mira, un hijo}; porque declaró: “Significa que YAHWÉH ha visto mi aflicción”; también significa que ahora mi esposo me amará”. 33 Concibió otra vez y tuvo un hijo, y declaró: “Esto es que YAHWÉH oyó que no me querían y me ha dado este también”; así que lo llamó Shimón {Oyó}. 34 De nuevo concibió y tuvo un hijo y declaró: “Esta vez mi esposo se apegará a mí, porque le he dado tres hijos”. Por eso lo llamó Leví {Apegado}. 35 Concibió otra vez y tuvo un hijo, y declaró: “Esta vez alabaré a YAHWÉH”. Por eso lo llamó Yahudáh {Alabanza de Yah}. Entonces dejó de dar a luz. 30 Cuando Rajel vio que no le había dado hijos a Yaakov, se puso envidiosa de su hermana; y Rajel le dijo a Yaakov: “Dame hijos, o moriré”. 2 Yaakov se enojó con Rajel, y dijo: “¿Puedo yo tomar el lugar de Elohim, que te ha negado el fruto del vientre?” 3 Ella dijo: “Aquí está mi criada Biláh. Júntate con ella, para que dé a luz en mis rodillas, y que por medio de ella pueda yo también tener hijos”. 4 Así que le dio a su criada Biláh como esposa, y Yaakov se juntó con ella. 5 Biláh concibió y le dio un hijo a Yaakov. 6 Y Rajel dijo: “Elohim me ha juzgado; y en verdad ha oído mi ruego y me ha dado un hijo”. Por eso lo llamó Dan {Juicio}. 7 La criada de Rajel, Biláh, concibió de nuevo y le dio a Yaakov un segundo hijo. 8 Y Rajel dijo: “He sostenido una decisiva competencia con mi hermana; sí, y he ganado”. Así que lo llamó Naftalí {Mi lucha}. 9 Cuando Leah vio que había dejado de dar a luz, tomó a su criada Zilpáh y se la dio a Yaakov como esposa. 10 Y cuando Zilpáh la criada de Leah le dio un hijo a Yaakov, 11 Leah dijo: “¡Qué suerte!” Así que lo llamó Gad {Suerte}. 12 Cuando Zilpáh la criada de Leah le dio a Yaakov un segundo hijo, 13 Leah declaró: “¡Qué felicidad!” queriendo decir: “Las mujeres me considerarán feliz”. Así que lo llamó Asher {Feliz}. DEVARIM YAHWÉH
14 Una vez, al tiempo de la cosecha de trigo, Reuvén encontró unas mandrágoras en el campo y se las trajo a su madre Leah. Rajel le dijo a Leah: “Por favor, dame algunas de las mandrágoras de tu hijo”. 15 Pero ella le dijo: “¿No te bastó con quitarme el esposo, sino que también quieres quitarme las mandrágoras de mi hijo?” Rajel respondió: “Te prometo que él dormirá contigo esta noche, a cambio de las mandrágoras de tu hijo”. 16 Cuando Yaakov volvió del campo en la noche, Leah salió a recibirlo y le dijo: “Vas a dormir conmigo, pues te he alquilado con las mandrágoras de mi hijo”. Y él se acostó con ella aquella noche. 17 Elohim oyó a Leah, y esta concibió y le dio el quinto hijo. 18 Y Leah dijo: “Elohim me ha dado mi recompensa por haberle dado mi criada a mi esposo”. Así que lo llamó Yissajar {Recompensa}. 19 Cuando Leah concibió otra vez y le dio a Yaakov un sexto hijo, 20 Leah dijo: “Elohim me ha dado un regalo selecto; esta vez mi esposo me exaltará, porque le he dado seis hijos”. Así que lo llamó Zevulún {Regalo}. 21 Finalmente le dio una hija y la llamó Dinah {Disputa}. 22 Después Elohim se acordó de Rajel; Elohim la oyó y la hizo fecunda. 23 Ella concibió y dio a luz un hijo, y dijo: “Elohim me ha quitado mi desgracia”. 24 Así que lo llamó Yosef {Yah añada}, lo que quiere decir: “Que YAHWÉH me añada otro hijo”. 25 Después que Rajel dio a luz a Yosef, Yaakov le dijo a Laván: “Con tu permiso, quiero regresar a mi propio país. 26 Dame a mis esposas y mis hijos, por los cuales te he servido, para irme; porque bien sabes los servicios que te he prestado”. 27 Pero Laván le dijo: “Si me lo permites, he aprendido por adivinación que YAHWÉH me ha bendecido por tu causa”. DEVARIM YAHWÉH
28 Y continuó: “Dime los salarios que te debo, y te los pagaré”. 29 pero él dijo: “Tú sabes bien cómo te he servido y cómo tu ganado ha prosperado conmigo. 30 Porque lo poco que tenías antes de que yo viniera ha crecido muchísimo, ya que YAHWÉH te ha bendecido en todo lo que yo he manejado. Y ahora, ¿cuándo podré hacer provisión para mi propia familia? 31 Él dijo: “¿Cuánto quieres que te pague?” Y Yaakov dijo: “¡No me pagues nada! Volveré a pastorear y a cuidar tus rebaños si haces esto por mí: 32 déjame pasar por entre tus rebaños hoy, para sacar aparte todo animal con manchas o rayas; toda oveja de color oscuro y toda cabra con manchas o rayas. Esa será mi paga. 33 En el futuro, cuando vayas a revisar mi salario, que mi honradez para contigo testifique por mí: si hubiere entre mis cabras alguna que no sea manchada ni rayada, o alguna oveja que no sea de color oscuro, se considerarán robadas”. 34 Y Laván dijo: “Muy bien, que sea como tú dices”. 35 Pero el mismo día apartó los cabros rayados y manchados y todas las cabras rayadas y manchadas – todos los que tenían algo blanco– y todas las ovejas de color oscuro, y las puso a cargo de sus hijos. 36 Y puso una distancia de tres días de camino entre él y Yaakov, mientras Yaakov pastoreaba el resto del rebaño de Laván. 37 Entonces Yaakov consiguió unas varas nuevas de álamo, y de almendro y castaño, y peló en ellas unas listas blancas, dejando al descubierto lo blanco de las varas. 38 Las varas que había pelado las puso frente a las cabras, en los abrevaderos donde venían a beber las cabras. Ellas solían aparearse cuando venían a beber, 39 y como las cabras se apareaban junto a las varas, parían cabritos rayados, pintos y manchados. 40 Pero Yaakov bregaba separadamente con las ovejas; hacía que estos animales se juntaran con los animales rayados o de color oscuro entero en el rebaño de Laván. Y así producía rebaños especiales para él, los cuales no mezclaba con los rebaños de Laván. 41 Además, cuando los animales más robustos se estaban apareando, Yaakov ponía las varas en los abrevaderos, a plena vista de los animales, de modo que se aparearan por las varas; 42 pero con los animales más débiles no las ponía allí. Así los débiles le tocaban a Laván y los robustos a Yaakov. 43 Así el hombre se hizo extremadamente próspero, y llegó a ser dueño de grandes rebaños, de servidores, servidoras, camellos y asnos. 31 Un día oyó lo que estaban diciendo los hijos de Laván: “Yaakov se ha quedado con todo lo que era de nuestro padre, y con todo lo que era de nuestro padre ha acumulado toda esta riqueza”. 2 Yaakov también notó que Laván ya no se portaba con él como antes. 3 Entonces YAHWÉH le dijo a Yaakov: “Regresa a la tierra de tus padres donde naciste, y Yo estaré contigo” 4 Yaakov mandó a llamar a Rajel y a Leah al campo, donde tenía su rebaño, 5 y les dijo: “Ya veo que su padre no se porta conmigo como antes. Pero el Elohim de mis padres ha estado conmigo. 6 Como ustedes saben, yo le he servido a su padre con todas mis fuerzas; 7 pero su padre me ha engañado, cambiando mi paga vez tras vez. Elohim, sin embargo, no le ha permitido hacerme daño. 8 Si él decía: ‘Las pintas serán tu salario,’ entonces todo los rebaños daban crías pintas; y si él decía: ‘Las rayadas serán tu salario,’ entonces todos los rebaños daban crías rayadas. 9 Elohim le ha quitado el ganado a su padre y me lo ha dado a mí. 10 “Una vez, en el tiempo de apareamiento de los rebaños, tuve un sueño en el que vi que los cabros que se apareaban con los rebaños eran rayados, manchados y pintos. 11 Y en el sueño un mensajero de ha’ Elohim me dijo: ‘Yaakov.’ Yo respondí: ‘Aquí estoy.’ 12 Y me dijo: ‘Nota bien que todos los cabros que se aparean con el rebaño son rayados, manchados y pintos; porque he notado todo lo que Laván te ha estado haciendo. 13 YO SOY el Elohim de Betel, donde ungiste un pilar y donde me hiciste un voto. Ahora levántate y sal de esta tierra y regresa a tu tierra natal.’” 14 Entonces Rajel y Leah le respondieron, diciendo: “¿Acaso tenemos aún parte en la herencia de la casa de nuestro padre? 15 De seguro que nos considera como extrañas, ya que nos ha vendido y ha usado el precio de nuestra venta. 16 Verdaderamente, toda la riqueza que Elohim le ha quitado a nuestro padre nos pertenece a nosotras y a nuestros hijos. Así que haz ahora como Elohim te ha dicho”. DEVARIM YAHWÉH
17 Enseguida Yaakov puso a sus hijos y a sus esposas sobre camellos; 18 y recogió todo su ganado y toda la riqueza que había acumulado, sus propiedades en ganado que había adquirido en Padán Aram, para irse con su padre Yitsjak a la tierra de Kenaán. 19 Entretanto, Laván había ido a trasquilar sus ovejas, y Rajel hurtó los ídolos de su padre. 20 Yaakov engañó a Laván el arameo, al no decirle que se iba, 21 y huyó con todo lo que tenía. Pronto se encontró cruzando el Perat y dirigiéndose a la serranía de Guilad. 22 Al tercer día le dijeron a Laván que Yaakov había huido. 23 Así que tomó a sus parientes consigo y lo persiguió por una distancia de siete días, alcanzándolo en la serranía de Guilad. 24 Pero Elohim se le apareció a Laván el arameo en un sueño de noche y le dijo: “Cuidado con intentar nada con Yaakov, sea bueno o malo”. 25 Laván alcanzó a Yaakov; Yaakov había montado su carpa en la Altura, y Laván con sus parientes acamparon en la serranía de Guilad. 26 Y Laván le dijo a Yaakov: “¿Cuál fue tu intención al engañarme y llevarte a mis hijas como cautivas de guerra? 27 ¿Por qué huiste en secreto y me engañaste y no me lo dijiste? Yo te habría despedido con música festiva, con panderos y liras. 28 ¡No me dejaste siquiera despedir con un beso a mis hijas e hijos! Fue algo necio lo que hiciste. 29 Está en mi poder el hacerte daño; pero el Elohim de tu padre me dijo anoche: ‘Cuidado con intentar algo con Yaakov, sea bueno o malo.’ 30 Está bien, tú tenías que irte porque añorabas la casa de tu padre; pero ¿por qué robaste mis deidades?” 31 Yaakov le respondió a Laván, diciendo: “Yo tenía temor porque pensaba que podrías quitarme a tus hijas por la fuerza. 32 Pero cualquiera sobre quien encuentres tus deidades no seguirá con vida. En presencia de nuestros parientes, señala lo que yo tenga tuyo y tómalo”. Pues Yaakov no sabía que Rajel los había robado. 33 Así que Laván entró a la carpa de Yaakov, a la carpa de Leah y a las carpas de las dos criadas; pero no los halló. Salió de la carpa de Leah y entró a la carpa de Rajel. 34 Rajel, mientras tanto, había tomado los ídolos y los había puesto sobre la montura de su camello y se les había sentado encima; y Laván rebuscó toda la carpa sin encontrarlos. 35 Porque ella le dijo a su padre: “No tome mi adón a mal que no me levante delante de usted, es que tengo el período de las mujeres”. Así que buscó pero no pudo hallar sus ídolos. 36 Entonces Yaakov se enfureció y argumentó con Laván. Yaakov le dijo a Laván: “¿Cuál es mi crimen, de qué soy culpable para que tengas que perseguirme? 37 Has rebuscado todas mis pertenencias; ¿qué has encontrado de tus pertenencias? Preséntalos aquí, delante de tus parientes y los míos, y que ellos juzguen entre nosotros dos. 38 “Estos veinte años los he pasado a tu servicio; tus ovejas y tus cabras nunca abortaron, y nunca comí corderos de tu rebaño. 39 Lo que despedazaban las fieras nunca lo llevaba delante de ti; yo mismo asumía la pérdida; tú demandabas de mí lo que mataban de día y lo que mataban de noche. 40 A menudo el calor abrasador me agobiaba de día y la helada de noche; y el sueño huía de mis ojos. 41 De los veinte años que pasé en tu casa, te serví catorce años por tus dos hijas, y seis años por tus rebaños; y tú cambiaste mi salario diez veces. 42 Si no hubiera estado conmigo el Elohim de mi Padre, el Elohim de Avraham y el Respetable de Yitsjak, tú me habrías despachado con las manos vacías. Pero Elohim tomó nota de mi ruego y del trabajo de mis manos, y te reprendió anoche”. DEVARIM YAHWÉH
43 Entonces Laván habló, y le dijo a Yaakov: “Esas muchachas son mis hijas, esos muchachos son mis hijos, y esos rebaños son mis rebaños; todo lo que ves es mío. Sin embargo, ¿qué puedo hacer ahora en cuanto a mis hijas o a los hijos que han tenido? 44 Ven, entonces, y hagamos un convenio tú y yo, para que haya un testimonio entre tú y yo”. 45 Allí mismo Yaakov tomó una piedra y la erigió como pilar. 46 Y Yaakov les dijo a sus parientes: “Junten piedras”. Así que recogieron piedras e hicieron un montón; y participaron de una comida allí junto al montón. 47 Laván lo llamó Yegar Sahadutá {Montón del testimonio}, pero Yaakov lo llamó Galed; 48 Y Laván declaró: “Este montón es testigo entre tú y yo este día”. Por eso lo llamaron Galed {Montón del testimonio}; 49 y también Mitzpáh {Vigilancia}, porque dijo: “Que YAHWÉH vigile entre tú y yo, cuando nos alejemos el uno del otro. 50 Si tú maltratas a mis hijas o tomas otras esposas además de mis hijas –aunque nadie más esté presente, recuerda que Elohim mismo será testigo entre tú y yo”. 51 Y Laván le dijo a Yaakov: “Aquí está este montón y aquí está este pilar que hemos erigido entre tú y yo: 52 este montón será testigo y el pilar será testigo de que yo no voy a cruzar hacia ti más allá de este montón, y que tú no vas a cruzar hacia mí más acá de este montón y este pilar con intenciones hostiles. 53 Que el Elohim de Avraham y el Elohim de Najor –el Elohim de sus padres– juzguen entre nosotros”. Y Yaakov juró por el Temor de su padre Yitsjak. 54 Yaakov entonces ofreció un sacrificio en el monte, e invitó a sus parientes a participar de la comida. Después de la comida, pasaron la noche en el monte. 32 (55) Temprano en la mañana, Laván besó a sus hijos y a sus hijas y los bendijo; entonces Laván emprendió viaje hacia su casa. 2 Yaakov siguió su camino, y unos mensajeros (malajim) de Elohim le salieron al encuentro. 3 Cuando los vio, Yaakov dijo: “Este es campamento de Elohim”. Así que llamó el lugar Mahanáyim {Dos campamentos}. DEVARIM YAHWÉH
Hoshea/Os. 12:13-14:10 Ritual askenazí. 12 13 (12) Por un profeta YAHWÉH hizo subir a Israel de Mitzraim, y por un profeta él fue protegido. 14 (13 y 14) Efraím ha dado amarga provocación, así que la penalidad por su derramamiento de sangre será tirada a él, y su Elohim le pagará por su insulto. 12 15 (13) “De acuerdo a la palabra de Efraím; adoptó ordenanzas para él mismo en Israel y las estableció para Baal y murió. 2 Ellos han añadido pecado sobre pecado, fundiendo imágenes de su plata; ídolos que ellos inventan por sí mismos, todos ellos, el trabajo de artesanos. ‘Sacrifiquemos hombres,’ ellos dicen. ¡Porque los becerros han llegado a su fin! 3 Por lo tanto ellos serán como la nube de la mañana, como el rocío que desaparece temprano, la paja menuda del lagar llevada por el viento, o como humo que sale por la ventana. 4 Pero Yo Soy YAHWÉH tu Elohim, que establece los cielos y crea la tierra, cuyas manos han formado todo el ejército del cielo, pero no te los enseñé a ti, para que no fueras tras ellos y Yo te traje desde la tierra de Mitzraim; y tú no conocerás ningún Elohim fuera de Mí, ningún Salvador aparte de Mí. 5 Porque Yo fui Quien te conocí como pastor en el desierto, en esa tierra de terrible aridez. 6 Cuando eran alimentados, estaban satisfechos; cuando satisfechos, se hicieron orgullosos. Por lo tanto, se olvidaron de Mí. 7 Ahora Me he hecho como un león para ellos; como un leopardo al acecho en el camino, 8 Yo Me enfrentaré a ellos como un oso a quien se le han quitado los cachorros. Arrancaré sus corazones de sus cuerpos. Los devoraré como león, como un animal salvaje los rasgaré en pedazos 9 Es tu destrucción, Israel, porque estás contra Quien te ayuda. 10 Así que, ahora ¿dónde está tu rey para salvarte en todas tus ciudades? ¿Dónde están tus jueces, a quienes dijeron: ‘Denme un rey y príncipes’? 11 En Mi ira te di un rey; y en Mi furia te lo quité.” 12 La iniquidad de Efraím está guardada, su pecado está almacenado. 13 El dolor de mujer en parto vendrá sobre él; pero él es un hijo sabio. Porque él no se quedará en la destrucción de tus hijos. 14 Yo los rescataré del poder del Sheol, y los redimiré de la muerte. ¿Dónde están tus pestilencias, muerte? ¿Dónde está tu destrucción, Sheol? Vengan que no les tendré compasión. 15 Porque él causará división entre sus hermanos, un viento del oriente vendrá, un viento de YAHWÉH, soplando desde el desierto. Entonces su fuente de agua se secará, se agotará su manantial. Yo saquearé su tesoro, removiendo toda cosa preciosa. 14 (16) Shomrón será totalmente destruida, porque ella se ha rebelado contra su Elohim. Ellos caerán por la espada, los pequeños serán cortados en pedazos y sus mujeres preñadas serán destripadas. 2 Regresa, Israel, a YAHWÉH tu Elohim, porque tu iniquidad te ha hecho tropezar. 3 (2) Toma palabras contigo, y regresa a YAHWÉH; háblale a Él, para que no recibas la paga de tus transgresiones, y acepta lo que es bueno; pagaremos en vez de toros [las ofrendas] de nuestros labios. 4 (3) Ashur nunca nos salvará, no montaremos en caballos, nunca más llamaremos nuestros dioses lo que hemos hecho con nuestras propias manos. Porque sólo es en Ti que el huérfano puede encontrar misericordia.” 5 (4) “Yo sanaré su deslealtad, los amaré libremente; porque Mi Ira se ha quitado de él. 6 (5) Yo seré como rocío a Israel; él florecerá como un lirio, extenderá sus raíces como el Levanón. 7 (6) Sus ramas se extenderán, su hermosura será como un olivo y su fragancia como el Levanón. 8 (7) Otra vez vivirán en su sombra y cosecharán grano; florecerán como una vid, y su aroma será como el vino de Levanón. 9 (8) Efraím [dirá]: ‘¿Qué tengo yo que hacer con más ídolos?’ Y Yo, Yo respondo y lo afirmaré; YO SOY como un ciprés verde y frondoso; tu fruto es provisto por Mí.” 10 (9) ¿Quién es sabio y entienda estas cosas? y que el que discierne, las conozca. Porque los caminos de YAHWÉH son rectos, y los rectos caminan en ellos, pero en ellos, los pecadores tropiezan. DEVAR TORÁH
Yohanán/Ju. 1:43-51 43 Al día siguiente, habiendo decidido irse a Galil, Yahshúa vio a Felipe, y le dijo: “¡Sígueme!” 44 Felipe era de Beit-Tzaidah, el pueblo donde vivían Andrés y Kefa. 45 Felipe se encontró con Natan-El, y le dijo: “Encontramos a aquel del cual Moshé escribió en la Toráh, también los profetas; ¡es Yahshúa Ben-Yosef de Netzaret!” 46 Natan-El le respondió: “¿Netzaret? ¿Puede algo bueno venir de allí?” “Ven y ve” Felipe le dijo a él. 47 Yahshúa vio a Natan-El viniendo hacia El y dijo acerca de él: “¡He aquí un verdadero hijo de Israel; no hay nada falso en él!” 48 Natan-El le dijo: “¿Cómo me conoces?” Yahshúa le respondió: “Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo del árbol de higos, Yo te vi.” 49 Natan-El dijo: “¡Rabí, Tú eres el Hijo de YAHWÉH! ¡Tú eres el Rey de Israel!” 50 Yahshúa le respondió: “¿Tú crees todo esto sólo porque te dije que te vi debajo del árbol de higos? ¡Verás cosas mayores que ésta!” 51 Entonces él le dijo: “¡Si, en verdad Yo les digo que ustedes verán el cielo abierto, y a los malajim de YAHWÉH que suben y bajan sobre el Hijo del Hombre!” DEVARIM YAHWÉH